¿Cómo ser fitness después de ser mamá?

¿Cómo ser fitness después de ser mamá?


Eres de esas mamás que se preguntan, ¿cómo puedo lograr un equilibrio entre ser mamá y seguir con mis rutinas fitness? Sabemos que mantener un estilo de vida activo resulta ser todo un reto debido al poco tiempo y energía que hay para dedicarse a sí mismas, sobre todo cuando es importante cuidar de los hijos. 


El día de hoy queremos darte algunas recomendaciones de ejercicio que te ayudarán a integrarte de nuevo al mundo fitness después de ser mamá, después de todo es importante ser consciente de que las mamás tienen derecho a desestresarse, a tener un momento con ellas mismas y estar en paz sin sentirse culpables.



Caminatas

Salir a caminar es una excelente forma de ejercicio. Puedes llevar a tu bebé en un cochecito o portabebés y explorar cerca de casa o algún parque cercano. Intenta hacer caminatas de al menos 30 minutos al día.


Yoga o Pilates en casa

Estas disciplinas son ideales para fortalecer el cuerpo y mejorar la flexibilidad. Hay muchas clases en línea diseñadas especialmente para mamás, algunas incluso incluyen ejercicios que puedes hacer con tu bebé.


Entrenamiento de fuerza con peso corporal

Realizar ejercicios en casa como flexiones, sentadillas, estocadas, y abdominales son formas efectivas de fortalecer tus músculos sin necesidad de equipo adicional. Puedes hacer estos ejercicios mientras tu bebé está tomando una siesta o jugando cerca.


Clases postnatales

Busca clases de ejercicios postnatales cerca de casa o en línea, diseñadas específicamente para mujeres después del parto. Estas clases suelen incluir ejercicios seguros y efectivos para ayudarte a recuperar la fuerza y la forma física después del embarazo.


Bailar

Pon música y baila con tu bebé. Esto no solo es divertido para ambos, sino que también es una forma efectiva de hacer ejercicio cardiovascular.


Estiramientos

Dedica unos minutos cada día a hacer estiramientos para mantener la flexibilidad y prevenir lesiones. Esto también puede ayudarte a relajarte y aliviar la tensión muscular.



Recuerda que cada cuerpo es único y que el proceso en el que te incorporas a las actividades fitness varía de una mujer a otra. 



Tips importantes: 

    • Consulta con tu médico de cabecera: Antes de comenzar a incorporar a tu rutina ejercicios, revísalo con tu médico. Especialmente si tuviste un parto complicado o experimentaste complicaciones durante tu embarazo. 
    • Comienza gradualmente: Sabemos que el haber estado un tiempo sin actividad física puede traer frustración, sin embargo, no te presiones para incorporar a tu rutina ejercicios de inmediato. Comienza poco a poco y ve aumentando gradualmente la duración e intensidad a medida de que te vayas sintiendo más fuerte. 
    • Establece objetivos realistas: No te compares con otras personas o con tu estado físico pre-embarazo. Celebra tus progresos a medida que avanzas.  
  • Escucha a tu cuerpo: Aprende a reconocer las señales de tu cuerpo y no ignores el dolor o la fatiga excesiva. Reconocer cuándo necesitas descanso es importante también. 
    • Agrega ejercicios posturales y de suelo pélvico: Después del parto, es común que los músculos del suelo pélvico y la postura se vean afectados. Considera la incorporación de ejercicios específicos para fortalecer estos músculos, como los ejercicios de Kegel y los ejercicios de estabilidad central.
    • Encuentra apoyo: En tu familia u otras mamás que estén en la misma situación. Compartir consejos y experiencias puede ser muy útil para mantenerte motivada. 


    Por último, queremos decirte que no olvides cuidar de ti misma mientras cuidas de tu bebé, lo más importante en la maternidad es cuidarte a ti, para que puedas cuidar de otros. Encuentra tiempo para el ejercicio, pero también para el descanso, alimentarte adecuadamente y cuidar de tu salud mental. Evita perderte a ti misma, sé paciente contigo y disfruta del proceso de volver a ponerte en forma. 

    Regresar al blog